La lucha contra el cáncer de mama: la historia de Manoela

Manoela, madre y esposa de 28 años, descubre y enfrenta un cáncer de mama en medio de la pandemia Covid-19



Mujeres en el movimiento Octubre Rosa

Octubre es un mes marcado por un movimiento internacional para la concientización y el control del cáncer de mama, este movimiento se llama Octubre Rosa. Se lleva a cabo desde hace 3 décadas y se realiza a través del intercambio de información, debates, pruebas de fomento, publicidad para concienciar sobre la necesidad de atención y diagnóstico precoz de esta enfermedad. Esto se hace con la esperanza de reducir el número de muertes de mujeres que enfrentan esta enfermedad. Al llegar el mes de octubre, traemos la historia de Rosa Manoela, una madre de 28 años, que descubrió el cáncer de mama a fines de 2020 y ha estado en tratamiento desde entonces. Ella contó cómo se enteró del diagnóstico, qué etapas del tratamiento, qué problemas está enfrentando y cómo el apoyo de las personas cercanas a ella ha cambiado el curso de su vida en este momento.


“Cuando se me cayó el pelo, vi que estaba enferma, vi que las cosas iban en serio”. Rosa Manoela.

Cómo descubrió Manu el diagnóstico

Manoela antes de descubrir el cáncer de mama

Muchas mujeres ya tienen la costumbre de realizar consultas periódicas con los ginecólogos, de hecho, un buen seguimiento médico, nutricional y psicológico es fundamental para la salud de la mujer. Además, realizar el autoexamen de tacto de los senos marca la diferencia en la identificación de bultos extraños en el cuerpo de una mujer. Y eso fue exactamente lo que hizo que Manoela se diera cuenta de que algo era diferente en su cuerpo. En septiembre de 2020, encontró un bulto en su seno durante un autoexamen. Alentada por su hermana y su madre, fue a un médico de cabecera para un examen de ultrasonido. En ella se detectó un pequeño nódulo, que aparentemente podría ser inofensivo. Pero de todos modos, el clínico la derivó a un mastólogo, un médico especialista en patologías mamarias, para su revisión. El mastólogo propuso un seguimiento de 6 meses, ya que la indicación era un tumor benigno. Dejó a Manoela avisada de que ante cualquier inconveniente debía regresar a la oficina. Apenas 3 meses después, el bulto había crecido mucho y era muy aparente, se realizó una segunda ecografía y ya se pudo identificar que se trataba de un tumor maligno. El paciente fue derivado para una biopsia y la certeza llegó con los resultados: era cáncer. “Inmediatamente, mi récord no había bajado, me sorprendió, pero no tuve mucha reacción, estaba un poco aturdido. Al principio, parecía que era solo una pesadilla, me acordé de mi tío que había pasado por esta enfermedad, que buscó tratamiento muy tarde, estaba muy enfermo antes de irse. Me imaginé a mí mismo de esa manera. Luego comencé tratamiento a través de mi seguro médico de la empresa para la que trabajaba, pero tenía un problema con el seguro médico y el SUS (Sistema de salud pública) no planeaba iniciar mi tratamiento, estaba muy preocupado”, informó Manoela sobre el descubrimiento.


Problemas con la divulgación del acuerdo

En medio de un torbellino de acontecimientos, Manoela tuvo que enfrentarse a otro problema: cómo iniciar el tratamiento. El paciente tenía un contrato de trabajo, donde ella era asistente de telemarketing, y recibió tratamiento para él. El tratamiento fue dado de alta con copago, pagando ella la mitad de las sesiones de quimioterapia. El monto del pago era muy alto, pero el cáncer era muy agresivo y había crecido 8 cm en 3 meses. El tratamiento tenía que ser inmediato para que Manoela tuviera la oportunidad de ganar. Manu se había registrado en el SUS, pero aún no habían previsto el inicio de su tratamiento. Tuvo que asumir el valor económico del copago para someterse a su tratamiento. “No sabía cómo iba a pagar, pero necesitaba hacerlo. Fue mi oportunidad. Conseguí el dinero de la primera sesión. Cuando fui a mi segunda quimioterapia, no me dejaron ir porque mi salario en la empresa era bajo y el costo del tratamiento era demasiado alto. Luego pedí mi contrato para ver qué se podía hacer, el contrato decía que el tratamiento había sido liberado. Se lo llevé a un abogado y me aconsejó que intentara resolverlo con la empresa del convenio, porque según el contrato necesitaban que me ayudaran. Hablé con ellos, les expliqué que mi caso era urgente, que era una situación que podía llevar a la muerte. Con muchas conversaciones terminaron soltándose, pero volvieron y se detuvieron nuevamente. Finalmente, vieron que ya no podían cancelar el tratamiento porque ya habían lanzado la primera quimioterapia ”. le contó a Manoela sobre el comienzo de su tratamiento.

"Hoy veo la importancia de ayudar a los demás, porque no sabemos del futuro, nuestra vida es un golpe". Rosa Manoela

Donaciones para tratamiento

Manoela entendió que sola no podía pagar toda la quimioterapia, por lo que inició una campaña llamada "Ajude a Manu", contando su historia y pidiendo donaciones para que se realizara su tratamiento. Esto se informó en las redes sociales y uno de los amigos de Manu se puso en contacto con el equipo de Asped. Asped en disposición escuchó y dio la bienvenida a Manoela, recaudó fondos y fue uno de los donantes que la apoyó en el tratamiento. "Solo tengo que agradecer las donaciones que recibí, cuando anuncié que necesitaba la ayuda económica no pensé que la obtendría, pensé que no tendría nada, pero vi que me ayudaron muchas personas, personas que Ni siquiera me conoció, nunca vio mi cara, gente que solo escuchó mi historia, esto fue fundamental para mi tratamiento. Hoy veo la importancia de ayudar a los demás, porque no sabemos el futuro, nuestra vida es un golpe. Hay tanta gente pasando por esta enfermedad y no hay nada, no tienen nada para comer, no tienen dinero para someterse al tratamiento. Dios fue maravilloso para mí, solo necesitaba el dinero del tratamiento y Dios satisfizo todas mis necesidades. Esta ayuda fue muy importante, ni siquiera tengo palabras, solo tengo que agradecer a Dios y a los ángeles que Dios puso en la tierra para bendecirme, Asped, mis amigos en mi ciudad y aquí, solo puedo agradecerles hasta cierto punto, es muy importante que podamos juntarnos y ayudar a los demás porque no sabemos qué será el mañana ”, comentó Manoela sobre las donaciones recibidas.


La parte más dura del tratamiento

Manoela en su última quimioterapia

Tantos son los problemas que atormentan el corazón de quien pasa por un desierto. No solo es incierta la incertidumbre sobre el éxito del tratamiento, sino que innumerables personas padecen necesidades básicas cuando padecen una enfermedad. Los tratamientos suelen ser costosos, no todo el mundo consigue lugares en la red pública, es una dura realidad sobrevivir a la enfermedad y las condiciones que trae a la vida. Los pacientes a menudo se toman un tiempo para aceptar y acostumbrarse a la idea de estar enfermos, muchos, debido a esto, buscan tratamiento tarde y se reduce la posibilidad de un seguimiento exitoso. “Comenzó a asimilarme cuando recibí mi primera quimioterapia, mi médico me aseguró que se me caería el cabello, además de decirme todo el daño que la quimioterapia podría hacerle a mi cuerpo, a mis órganos. La parte más difícil fue cuando mi cabello comenzó a caerse, ¡él era mi vanidad! Cualquiera que me conozca de cerca, sabe lo mucho que me preocupé y amaba mi cabello, mi vanidad era él, a veces me quedé sin dinero, pero compré mis productos para mi cabello. Cuando se me cayó el cabello, vi que estaba enferma, vi que era grave. Tenía miedo de entrar en una condición depresiva, de no aceptarme, de no aceptar la enfermedad, muchas cosas pasaban por mi mente. Tuve tanta ayuda, por eso es importante contar con la ayuda de la familia, los amigos, ellos me ayudaron a sentirme bella, tanto como sea posible. Nunca imaginé que sería hermosa, con o sin cabello, y me hicieron sentir así ". informó Manuela. Manu se sometió a 16 sesiones de quimioterapia y cirugía de mama, hoy se está recuperando y en seguimiento médico.


Fe de Manoela

Manoela dejó un mensaje a cualquiera que pudiera estar pasando por una situación similar: "No dejes que el miedo y la desesperación sean más grandes que Dios, de lo que crees. Servimos a un gran Dios que obra milagros, un Dios que cuando Jesús lo envió realizó milagros extraordinarios, no ha cambiado, es el mismo Dios que obra en Ese tiempo y hoy. No servimos a un Dios pequeño. Hay un versículo que siempre he guardado en mi corazón que dice "Encomienda tu camino al Señor; confía en él, y él hará todo. "A veces cumplimos, pero queremos retirarlo. Cuando descubrí el cáncer, le recé a Dios y le dije" ya no está en mis manos, porque no sé qué hacer, pero el Señor sabe, sabe lo que es mejor ". para mi Si voy a pasar por esto y ganar, que Su nombre sea honrado, pero si voy a pasar por esto e ir a la gloria, que Su nombre también sea honrado. Dios fue misericordioso conmigo y Él también está contigo. Ahí es cuando tenemos que creer. Él tiene lo mejor para mí, todo lo que estoy pasando no es en vano, otras personas están siendo ayudadas por mí porque Dios es misericordioso y él muestra su misericordia todos los días. Quiero desearles fuerzas en este momento difícil, quiero dejarte este versículo para que medites, que podamos entregar nuestra vida a Él. Antes de la enfermedad planeé mi vida, Dios sabe cómo estaba. . Era una persona frustrada, una persona que no tenía a Cristo en mi vida, y hoy, a través del proceso por el que estoy pasando, renací, Dios me transformó en una persona que nunca sería sin pasar por esto. de una manera que no entendemos, pero Él nos da fuerza. Solo tengo que agradecerle por ayudarme, aunque soy tan ingrato que Él nos ayuda. Hay esperanza, Él puede ayudarte. Hoy soy más fuerte, diferente, feliz. Tengo cáncer, sí, pero estoy feliz, porque estoy convencido de lo que creo y hacia dónde voy ”.


Mujer joven que lucha contra el cáncer de mama y fomenta el autoexamen

Justo cuando Manoela logró ver cosas nuevas después de su enfermedad, Moline, una biomédica de Uberlândia, pasó por la lucha contra el cáncer de mama y luego de un largo tratamiento publicó un libro titulado "El cáncer y sus dones, la forma de curar el cáncer de mama mamá", hecho a partir de notas en un diario que escribió durante su proceso. Hoy Moline es un paciente en remisión y certifica que "el camino de la curación puede estar lleno de sorpresas".


Conciencia del cáncer de mama

Asped promoverá, en alianza con Diálogos, una conferencia para concienciar sobre el cáncer de mama en octubre y no puedes quedarte fuera. Será el sábado 23 de octubre a las 15h con el Médico de Familia y Comunitario - Dr. Suellen Magalhães Dias Oliveira. Además, Manoela participará en la conferencia contando su trayectoria en la lucha contra el cáncer de mama. El evento será en persona y su registro será en línea. La entrada a la conferencia será un kit de higiene (cepillo de dientes, pasta de dientes e hilo dental).


Conferencia de concienciación sobre el cáncer de mama

Será un entorno reservado para aclarar dudas y aprender más sobre cómo protegerse. Regístrate y llama a tus amigos. También puedes impactar vidas como Manoela y Moline a través de recursos financieros, donaciones de canastas de alimentos, ropa y asistencia profesional a costo social. ¡Done ahora! Si ha estado experimentando este problema y necesita algún tipo de apoyo, conozca Asped y vea cómo puede ser asistido después de una evaluación por parte de nuestro Trabajador Social.




Fuente de la imagen: Freepik y Manoela.


1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo